Principios y leyes que no pasa nada por cuestionar de vez en cuando

Comenzar con la frase de Groucho Marx típica y trillada de «Estos son mis principios, si no te gustan tengo otros» es comenzar de forma sencilla.

Más complejo podría ser comenzar con una de Walter Lippmann que dice así «Donde todos piensan igual nadie piensa mucho».

Podría una entrada como esta comenzar con un nivel de complejidad mayor pero el principio KISS (Keep It Simple, Stupid) no lo recomienda.

Y es que curiosamente el principio KISS es de esos principios que son sencillos de entender pero complicados de aplicar. Mantener las cosas simples no es nada sencillo.

Exponer el motivo de que comenzar este post con una u otra frase es más o menos sencillo nos llevaría a unas cuantas explicaciones. El principio conocido como «La Navaja de Ockham» viene a decir lo siguiente:

«En igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la más probable».
Esto implica que, cuando dos teorías en igualdad de condiciones tienen las mismas consecuencias, la teoría más simple tiene más probabilidades de ser correcta que la compleja.

De modo que sigo sin saber muy bien cual de las frases y principios expuestos hasta ahora se explican de forma más sencilla.

Dejemos de repetir pues lo mismo aplicando el principio DRY.

El principio No te repitas (en inglés Don’t Repeat Yourself o DRY, también conocido como Una vez y sólo una) es una filosofía de definición de procesos que promueve la reducción de la duplicación.

En computación cuando el principio DRY se aplica de forma eficiente los cambios en cualquier parte del proceso requieren cambios en un único lugar.

 

Pero vamos a parar un poco y dejar de aplicar estas leyes a todo en la vida.

En publicidad por ejemplo la repetición funciona.

Y es que se sabe esto en el campo de la propaganda y del «periodismo»:

«Una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad».

Ver por tanto la cara de un personaje político en campaña empapelando cada centímetro cuadrado de un barrio no es sorpresa para nadie.

En programación orientada a objetos nos dicen que hemos de usar como buena practica el principio de Hollywood:  Don’t Call Us, We’ll Call You!

Y de algún modo esa practica la terminan utilizando en departamentos de recursos humanos para decir aquello de «Ya le llamaremos». No nos llames, ya te llamaremos (si eso).

Y es que podemos discutir sobre esto en foros hasta agotar nuestras energías.

Entra por tanto la famosa ley de Godwin. Una ley que dice así:

«A medida que una discusión en línea se alarga, la probabilidad de que aparezca una comparación en la que se mencione a Hitler o a los nazis tiende a uno.»

Pero depende, todo depende. De según si le pones un buen smiler todo depende.

Y es que si se aplica la ley de Poe en la ausencia de un guiño o indicación que lo aclare, es difícil o imposible distinguir entre una postura ideológica extrema y la parodia de esa misma postura cuando se argumenta en foros de internet.

«Sin un emoticono que guiñe un ojo o alguna otra muestra clara de humor es completamente imposible parodiar a un creacionista de tal manera que alguien no lo pueda llegar a confundir con uno de verdad»

 

Es sencillo entonces interpretar mal a alguien cuando escribe si no pone un 😉 y de la misma forma un troll en internet puede ascender sin aportar nada cuando se le alimenta.

En el mundo de la empresa a eso lo podrían llamar «Principio de Peter».  En una jerarquía, todo empleado tiende a ascender hasta su nivel de incompetencia: La nata sube hasta cortarse.

El principio de Peter fue deducido del análisis de cientos de casos de incompetencia en las organizaciones y da explicación a los casos de acumulación de personal, según el cual el incremento de personal se hace para poner remedio a la incompetencia de los superiores jerárquicos y tiene como finalidad última mejorar la eficiencia de la organización, hasta que el proceso de ascenso eleve a los recién llegados a sus niveles de incompetencia.

 

Por tanto sin irse muy lejos del principio de Peter se podría conectar este con el principio de Pareto de algún modo ( la regla del 80-20, ley de los pocos vitales) pero sería meterlo muy con calzador ya que realmente esto aplica bien en política, población y abundancia económica.

Y es que nos podemos parar a pensar mal y lo mismo acertamos. Lo mismo podemos meter con calzador esa conexión pero sería quizás malvado hacerlo.

El «principio de Hanlon» dice: «Nunca atribuyas a la maldad lo que puede ser explicado por la estupidez».

Y con esa frase que no es de Paulo se podría terminar un post como este.

 

Leyes y principios que nos rodean y nos dicen como hacer bien las cosas. Que nos ayudan a entender el mundo como los memes, los refranes o las frases de bar.

Y es que está bien tener unos principios. El problema no es ese. El problema quizás puede surgir cuando tratamos de aplicarlos como maquinas a todo en la vida.

De algún modo las reglas, las normas, los principios, las leyes, … necesitan ser cuestionadas.

Creo que es tarea de «la capa 8» ejecutar ese proceso de pensamiento.

Y no es que los refranes no se contradigan unos a otros. Normalmente lo hacen:

  • A quien madruga dios le ayuda
  • No por mucho madrugar amanece más temprano

Dios lo mismo no existe ni ayuda a quien madruga. En todo caso lo contrario.

Las buenas practicas lo mismo son buenas en el 90% de los casos. Seguir normas sin ponerlas en cuestión lo mismo no es lo más recomendable para tus cometidos.

Y esas cosas modernas de la educación, de los procesos de creación, de … vivir basándonos en la experiencia. Experiencias de otras generaciones.

Seguramente casi siempre se acierta pero lo mismo estamos soportando leyes que dejaron de tener sentido hace 100 años. O seguimos con una programación en la cabeza de vivir en una sociedad heteropatriarcal.

Basando nuestra conducta en dichos, en principios, en leyes, … que lo mismo ya no aplican. Y no es que muchos de los principios citados en este post no apliquen, es que lo mismo te escuchas alguna canción de los años 80 y la paras al día de hoy (te rechina).

No todos los principios resisten al paso del tiempo. La ley no es igual a justicia y esas cosas. Vamos, que pongas en duda cosas de vez en cuando que no pasa nada.

Saludos cordiales.

 

¿Le ha gustado el contenido?

Si le ha gustado y le ha sido de utilidad puede donar aquí https://paypal.me/mierdatv .  
También puede escribir un comentario si lo considera oportuno.  
 

Comentarios 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *