Repensando juegos – El duelo de insultos en Monkey Island

Hacer algo entretenido y divertido en juegos no precisa de dispararle a la cabeza a alguien y destrozarla. Las batallas pueden ser de muchas formas.

Revisando los juegos clasicos encontramos mil y una forma de afrontar batallas sin necesidad de violencia explicita.

En Monkey Island (creo que es la primera vez que nombro esta saga por aquí y ya era hora) supieron meter formas novedosas de divertir, formas diferentes de afrontar una batalla.

Tienes un sable y el contrincante otro. No necesitas ser rápido pulsando botones. Necesitas tener algo de sentido de la rima y aprender del error.

El reto a nivel de desarrollo no es grande. En monkey island para ganar tenías que soltarle un “palo” que rimase con lo que el contrincante expresaba.

Ejemplos:

I - ¡Mis graciosos comentarios no igualarás con acierto! / Nada podrá impedirme que te arrastre como el viento.
R - Podré, si utilizas un espray contra tu mal aliento. 

I - Mis grandes hazañas por todo el Caribe son celebradas. / Mis habilidades con la espada son muy veneradas.
R - Que pena que todas estén inventadas.

I - Jamás había visto a nadie tan torpe con la espada / Nunca he perdido una pelea a espada.
R - Así habría sido, pero siempre estabas de escapada.

I - ¡No descansaré hasta que hayas sido exterminado! / ¡Tu olor hasta a un limpiador de retretes dejaría conmocionado!
R - Entonces deberías cambiar a descafeinado. 

Este tipo de reto nos lleva a que la diversión consiste en encontrar la rima. Al principio no tienes respuestas a los insultos. Vas adquiriendo experiencia conforme te enfrentas y se van sumando a tus posibles respuestas las preguntas que planteas. Las preguntas que planteas vas copiandolas de diferentes batallas y cuando responden con algo que rima das un paso atrás.
De esa forma vas adquiriendo skills en insultos.

Añadir este puzzle o forma de batalla a otros juegos

Es simplemente muy muy divertido. Supongamos que seleccionas a un político de un partido y le preguntas por las pensiones al contrincante.

Las respuestas han de rimar pero para adquirir contestaciones no queda otra que batallar y perder un par de veces. Al menos en Monkey island (en varios monkey island).

Si se realizase un juego solamente de políticos y se batiesen en duelo el trabajo gráfico sería necesario pero sobre todo el juego sería trabajar las preguntas y las posibles respuestas.

Un ejemplo:

Albert Rivera – ¿Cuando enseñarás la tesis de la que estamos todo el mundo pendiente?
Pedro Sanchez – Cuando tu pases un test de estupefacientes.

Podría ser así solo con rimas más o menos o con buenas o malas contestaciones. El juego consistiría en batirse en debates y seleccionar las respuestas adecuadas o más adecuadas para conseguir salir mejor parado.

Digamos que el ejemplo de los duelos de insultos es algo a tener muy presente. Puede ser una bonita forma de añadir dificultad a un escenario en un juego y al mismo tiempo pasar un buen rato.

Deja un comentario