Cuando algo funciona por ser algo que quieres que exista no por no existir

Estos meses he estado disfrutando autores muy variados y poco habituales en mi. A lo largo del año suelo nutrirme/desnutrirme de literatura técnica y durante algunos meses de otra que muchas veces guarda muy poca relación.

H.P. Lovecraft por ejemplo me fascina y NO por ser un tipo con ideas racistas (eso está demostrado). Si leo a Lovecraft es por muchas otras cosas que me fascinan de su literatura. Lovecraft no tenía un final feliz en sus relatos weird fiction y su terror cósmico generó mundos que se expandieron más allá de su pluma.

Lo que hizo posible que sus mundos transcendiesen fue una internet analógica a la que estaba muy enganchado.

Conversando con Mari me dijo que twitter hubiera sido su perdición. Es muy posible que si.

De sus mundos surgieron otros de otros autores influenciados como los de Conan el Barbaro (espada y hacha), Psicosis (Terror psicológico que fue adaptado por el maestro del suspense del que nadie sabemos escribir su apellido actualmente sin mirarlo en un buscador), …

Hasta pasados bastantes años de la muerte de H.P. Lovecraft se le consideraba un tipo antisocial. Un tipo refugiado en su casa como un ermitaño. Fue años después su correspondencia lo que hizo saltar las alarmas de errores en los trabajos sobre su vida y obra. El tipo mantenía correspondencia con más de 100 personas vía carta y no dejaba a nadie sin contestar. No tenía un gestor de correo como thunderbird pero aún así mantenía más correspondencia que mucha gente a lo largo de toda su vida.

Errores de su biografía han sido arreglados con posteriores investigaciones. Pero han pasado muchos años hasta que se entendiese esa internet analógica, esa red social que mantenía vía carta.

Correspondencia que mantenía durante décadas con gente a la que ayudaba y corregía textos y más cosas.

Un ser catalogado como antisocial hace 100 años resulta que era un tipo muy social al día de hoy. El problema era que no se presentaba a las “intercañas”, era un tipo centrado en su trabajo y su actividad social e inquietudes no pasaban por hablar de Cristiano Ronaldo, la selección, … o cualquier mierda de bar como “hace calor”.

Lo interesante es que alrededor de las historias de Lovecraft (con su estilo particular muy nutrido en sus primero años de Edgar Alan Poe) se crearon más personajes de esos mundos. Personajes descritos por otra gente. Al día de hoy no se habla de Lovecraft y si de “los mundos lovecraftianos”.

Esa correspondencia, esa interente vía correo postal que mantenía hizo que sus mundos se expandiesen como un software con lua como lenguaje para plugins. Consiguió crear un estilo que transcendía más allá de su imaginario.

¿Que es lo que hizo H.P. Lovecraft para que actualmente tengamos decenas de videojuegos sobre sus mundos en relación a su literatura en relatos como “La llamada de cthulhu”?

O juegos de mesa. Lo que hizo es crear una obra que permitía ser hackeada.

Aceptaba cuando metían en otras historias de la “weird tales” a sus personajes e incluso a él mismo como personaje. No solo lo aceptaba, creaba nuevos relatos respuesta añadiendo más al imaginario colectivo.

La Weird Tales al día de hoy sería como una web en la que escriben diferentes autores/as. Un “elbinario.net” por ejemplo. Un espacio en el que diferentes puntos de vista terminan hilando historias, terminan citando, añadiendo, … a un común. A un mundo como los mundos Lovecraftianos pero en otra temática.

Podemos hablar pues de que no veía como copia algo, lo veía como consecuencia, como adaptación, como plug-in o complemento. Y es por eso que aunque surge un montón de literatura alrededor de su obra es su obra solo un proyecto que tiene más de bazar que de catedral.

Una vez estamos introducidos/as en esos mundos de hacer cosas para ser hackeables y expandibles seguimos

Los chicos de ID software no se pusieron a planear una estrategia para vender juegos y que estos fueran algo que a la gente les gustase. Los chicos de ID solamente crearon los juegos que siempre habían imaginado que querían jugar.

Lo mismo puede trasladarse a la gente que montaba hacklabs. No los montaban por ser algo que se expandiría y formase parte de la cultura décadas después. Mi visión es que lo hacían porque querían y veían la necesidad de que algo así existiese. No creo que fuesen conscientes de lo que pasaría y no creo que tuvieran una hoja de ruta mundial de como viralizarlo. Sinceramente :P. Pero era gente real.

Esta mierda no es un texto a lo “Mr. Wonderful” pero si que es cierto que las cosas nunca van a funcionar cuando se fabrican de forma artificial, es decir, cuando no existe una pasión que haga que las cosas se muevan y lo hagan con un sentido.

Si quieres que un libro funcione has de escribir los libros que te gustaría leer y es muy posible que sin darte cuenta estés creando algo que funcionará. Lo mismo no, pero has creado algo que querías que existirá y ya existe gracias a ti (o a un grupo de gente).

En el terreno del cine por ejemplo. Lo mismo no existe una serie en la que solamente se ve lo que teclea un hacker desde su ordenador y las cosas van ocurriendo mientras lee correos, ve vídeos con el mplayer, … pero tú puedes hacerla si te pones a ello. Puedes incluso hacerla graciosa y sin necesidad de grandes recursos.

Con el tiempo te das cuenta de que las cosas a las que te ves obligado a participar de algún modo son cosas con las que no estás en “sintonía”. Eso es tiempo que inviertes en algo que da igual si funciona, no es algo con lo que creas que estás haciendo algo que no existe. Posiblemente estás haciendo cosas que existen desde hace mil años y tus tareas son repetitivas. En tal caso estás perdiendo el tiempo.

A lo largo de la vida vas pasando por diferentes trabajos. En todos aprendes algo. En unos disciplina, en otros skills gráficos, en otros bla bla bla. Cuando acumulas ciertas habilidades es tiempo de pensar en que quieres hacer hoy.

La cosa no es compleja. Se basa en un sábado pararse a pensar sobre que cosas quieres hacer hoy, mañana, y este año. Una vez piensas eso lo tiras a tomar por culo ya que posiblemente la lista es más bien pensando en ¿que cosas llevas intentando hacer durante años?, ¿que cosas haces desde hace años y que te lleva a hacerlo?, ¿Con que sueñas?

Que algo funcione, que algo tenga éxito depende de las expectativas que se tengan. Por ejemplo si te gusta tocar el piano y decides un día dejar de tocar composiciones de terceros para ponerte a crear, … el éxito podría ser simplemente que lo que haces te guste a ti mismo o que llegue a gustar a una persona o le ayude a superar problemas en algún momento de su vida.

Por tanto hacer cosas que funcionen tiene más de hacer las cosas que tú quieras que existan y menos de marketing y mierdas así. Y no es broma. La gente sabe cuando algo tiene calidad y está realizado con mimo y cuando es pura mierda o una mierda más.

Los cohetes en las pólvoras ya no entusiasman ni a la chavalada, los insectos son inmunes al RAID 5, las noticias cuentan cosas que no interesan a nadie ni son verdad, la prensa hace publireportajes y los camufla por tanto como noticias pero la gente sabe que es publi, los youtubers ya no tienen credibilidad ni libertad para decir lo que quieran, … y todo esto tiene que ver con lo autentico y lo falso.

Autentico es eso que tú quieres hacer ya que es una necesidad al final de cuentas. Necesitas que exista un libro sobre como programar juegos en linux (por ejemplo), un espacio en el que compartir con otra gente tus inquietudes sobre la reproducción de los gusanos de seda en Rusia, necesitas que se te respete en esta sociedad, necesitas soñar para hacer soñar, necesitas comer las cosas que siempre imaginaste que querías comer, necesitas ver en la tele las cosas que siempre quisiste ver, transportarte de un lado a otro sin contaminar y rápidamente y como siempre quisiste al final de cuentas.

Todo eso es autentico. Parte de una necesidad que no está siendo suplida y por tanto tiene todas las de “funcionar”.

Y eso es básicamente una de las claves del éxito de las cosas.
Haz algo que siempre has querido hacer real. No pierdas tu tiempo de vida manteniendo servicios para terceros, siendo el soporte técnico gratuito de Microsoft, … ya que es importante no perder mucho tiempo en cosas que realmente no quieres ni tienen para ti un significado o un sentido (ni para terceros posiblemente).

Haz los juegos que siempre quisiste jugar, juega mientras lo haces, haz esa mierda que siempre has querido que exista de la forma que consideras que tiene sentido al día de hoy. Y eso seguro que funcionará.
El éxito, eso es mierda y relativo.

Deja un comentario