Bestiario de movimientos sociales – El paracaidista

Rasgos que ayudan a identificar a “un paracaidista en movimientos sociales” podrían ser los que se describen a continuación:

– No tiene mucha idea de donde está ni lo que está haciendo.
– Acaba de caer y podría ser en cualquier lado. Digamos que por cosas del destino termina en por ejemplo un hacklab o cualquier espacio.
– Acaba de caer del aire, del árbol, … y se le nota desorientado.

El paracaidista llega a un sitio como el que va a comprar el pan un día a una panadería diferente. Esta bestia cuando te toca en tu asamblea más cercana trae consecuencias como por ejemplo grandes perdidas de energías colectivas.

El paracaidista obliga al colectivo constantemente, sin ser consciente, a tratar temas ya tratados y claros.

Llega a un sitio sin saber que se hace allí. Llega y por tanto desconoce la filosofía de ese espacio/colectivo/grupo/… pero no como cualquier persona (todos/as desconocemos leñes). El paracaidista está allí como podría estar en cualquier otro lado, es decir, lo mismo podría aterrizar en un grupo de “Amigos de las hormigas” que en uno de “Enemigos de las hormigas”.

Da igual el sitio. El paracaidistas ha aterrizado y estará allí. Depende de la bestia que le toque a tu grupo esta podría ser “invisible” o “acaparadora de energía”.

El paracaidista invisible pues da un poco lo mismo. Estará siempre en segundo plano (o lo máximo que pueda) y aunque no sabe muy bien el motivo de su presencia quizas simplemente necesita estar con otra gente y el grupo le ha recibido con cariño.

El paraca acaparador de energía es más peligroso. No sabe el motivo de estar en un sitio pero pregunta y pregunta y pregunta y pregunta. Recuerda a un niño cuando está en la etapa de preguntar a sus padres. Mientras el grupo responde y explica se deja de centrar en otras cosas y pierde su tiempo. Lo pierde ya que al paracaidista le entra por un oído algo y le sale por el otro. Solo quiere cariño y sentirse parte de algo con otra gente.

Con el tiempo una bestia así puede terminar siendo toxica o no suponer problema alguno. Es posible que termine por ver que lo incompatible es él con el grupo en el que ha caído y termine dejando de ir.

Los paracaidistas chupan por tanto sangre pero no son una bestia demasiado peligrosa si se le sabe ignorar a tiempo.

La mezcla de paracaidista y walker si supondría un problema muy grave para un grupo.

Deja un comentario