Bestiario de movimientos sociales – El iluminado

El iluminado conoce la verdad, está en posesión de la verdad absoluta e intentará adoctrinarte a ti y a todos tus compañeros (a ti el primero).

Al conocer la verdad absoluta, el camino, … sabe como han de hacerse las cosas. Lo tiene tan tan claro que no entiende como no somos el resto capaces de verlo.

Cuando se pone cansino la gente empieza a correr. Se pone cansino con su familia también no solo en el contexto activista.

Algunos de los iluminados escriben cartas a los periódicos para contarles “la verdad”. Largas cartas en las que se narran historias medio creíbles.

El feminismo lo inventó Rockefeller según estos iluminados y posiblemente crea aquello de que nos gasean desde el aire (chemtrails), … o que estamos controlados por los reptilianos.

No necesariamente el iluminado nos hablará de los “iluminati”. Su obsesión puede ser con la familia del rey, con los políticos, etc… y ser bastante creíble.

El iluminado consumirá tiempo y energía. Como se ha dicho antes la gente correrá pero no precisamente a estar a su lado.

Te puede comer la oreja a niveles sin precedentes. Puede incluso comerte la oreja con babas en forma de perdigones que salen de su boca de forma aleatoria.

Cuando el grupo ya se cansa de su monotema el tipo con el tiempo se irá a iluminar a otra gente.

Como norma general no es alguien peligroso inicialmente. Si simplemente es un iluminado nivel 1 no es grave. Digamos que le ha entrado una idea en la cabeza, le cuadra y le encajan mil cosas en referencia a los motivos por los que se mueve el mundo. Pero podría atender a razones si alguien le explica que lo que dice no tiene pies ni cabeza y se lo puede demostrar.

El iluminado nivel 2 ya empieza a ser bastante peor. Consumirá mucha energía grupal y te añadirá a una lista de correo en la que suelta textos imposibles de leer. Esos textos sin aire alguno demuestran posiblemente que estamos ya ante una persona con problemas mentales graves.

El iluminado nivel 3 es el que podría ser peligroso. Tiene tan asumida esa verdad absoluta que su obsesión podría llevarle en algún momento a enviar cartas amenazadoras por ejemplo o incluso ir mucho más lejos. Podríamos hablar ya de que el iluminado si llega a este nivel sería un acosador en toda regla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *