Ventanas rotas – La limpieza como forma de hacer política

La teoría de las ventanas rotas (no confundir con la falacia de las ventanas rotas) es buena cosa para explicar los motivos por los cuales la limpieza en los espacios comunes es una forma de hacer política.
  
El psicólogo Philip Zimbardo en 1969 decidió demostrar una teoría con una serie de experimentos.
  
En su primer experimento dejó un coche abandonado en el barrio del Bronx (en aquellos momentos con un alto índice de pobreza, desempleo, deterioro, drogas, conflictos, problemas, …) con la peculiaridad de que le había arrancado la matricula y dejado las puertas abiertas.
Pasaron 10 minutos y el coche comenzó a ser vandalizado y tras llevarse todo lo de valor lo destrozaron.
  
Esa fue la primera parte de su experimento. En una segunda parte Philip dejó otro coche en un barrio rico. Lo dejó con las puertas abiertas y sin matricula.
  
No pasó lo mismo que en el barrio pobre. Por ello para demostrar su teoría rompió los cristales y golpeo con un martillo partes de la chapa del coche. El resultado fue que los habitantes (en este caso de Palo Alto) destrozaron el coche a la misma velocidad que en el barrio del Bronx.
  
Esto nos viene a decir que si en por ejemplo un edificio aparece una ventana rota, y no se repara rápidamente, el resto de ventanas acabarán siendo destrozadas.
  
¿Por qué? Porque se está transmitiendo el mensajes de que allí nadie cuida de eso, que está abandonado.

  
En la acampada de sol durante la acampada del 15M hubo mucha gente que se dedicaba a limpiar y limpiar sin parar. Estaban haciendo política.
  
No se trata por tanto en los espacios okupados de tener estos llenos de mierda y sucios. Algunas personas te lo dicen y realmente se lo creen cuando farfullan aquello de “Ehhh que esto es un espacio okupado”. Dicen eso como diciendo que no importa que se limpie o que una ventana esté rota o que no se barra o que no se friegue o que las habitaciones huelan a mierda, …
  
Manteniendo un espacio limpio y accesible consigues que se muestre abierto a que cualquiera pueda participar y usarlo. Es una forma más de respeto e inclusividad.
  
Por tanto si realmente se busca y quiere diversidad en un espacio como por ejemplo un hacklab es importantísimo hacer política limpiando. En el momento que no se haga y la gente tire colillas al suelo, fumen allí, beban cerveza y dejen tiradas las botellas, …. el resto de gente entenderá que es así como se procede y que no pasa nada por hacerlo.
  
En cierto modo es ser rápidos/as en arreglar esas “ventanas rotas” y mantener un espacio amable para que la gente entienda que han de usar papeleras.
  
Quitar los ceniceros que traiga la gente y sacarlos a espacios abiertos es también hacer política supongo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *